<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7165177\x26blogName\x3dSalaBecarios\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://salabecarios.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://salabecarios.blogspot.com/\x26vt\x3d1384417273073618067', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Viaje a la India. Parte I: boda en Bangalore

Anotado por Nachete

 

Esta es mi amiga América, que actualmente trabaja en Estados Unidos para el Banco Mundial. Ella y su novio Shamir decidieron casarse, y quisieron celebrarlo en el lugar de origen de Shamir: Bangalore, India.

Y nos invitaron a su boda. Y allá que fuimos.

Bangalore está situada en el Sur de la India. Es un importante centro de desarrollo tecnológico (aunque de verdad que no lo parece). Cuando llegas te encuentras lo típico que te puedes esperar: es una ciudad grande, llena de gente, que parece que no tenga un centro definido, con calles anchas en las que nadie hace caso de los carriles ni la preferencia, y el tráfico es un caos, principalmente de pequeños vehículos a motor. Como consecuencia es una ciudad muy ruidosa, pues todos los conductores avanzan a golpe de claxon. Aún así, Bangalore estaba mejor cuidada que las siguientes ciudades que visitamos en el viaje.

  bangalore

La boda era una ceremonia hindú, aunque una versión abreviada, pues al parecer las bodas hindúes duran días enteros, y en esta “sólo” duró la ceremonia unas tres horas (con una pausa para comer incluida). Se celebraba en el hotel Taj West End de Bangalore, un lujoso hotel rodeado de jardines, en un salón amplio que contaba con un palco de sillas y un altar cuadrangular, adornado con flores.

  IMGP3190

 

La ceremonia transcurrió más o menos como sigue:

Primero, los novios se sentaban fuera del altar en una especia de ritual de bienvenida y aceptación por parte de las respectivas familias. Por parte de América participaban sus padres, y por parte de Shamir su madre y hermanas. Este ritual consistía principalmente en que el sacerdote entonaba cánticos todo el rato, y los familiares echaban arroz a los novios en la cabeza.

Después los novios se han levantado y se han retirado cada uno a una habitación. Entonces en la parte de atrás del salón han servido la comida, de buffet.

Después de comer, los novios vuelven al salón, con ropa distinta, y suben al altar. Entonces el sacerdote va entonando cánticos todo el rato y diciéndoles lo que tienen que hacer. La hermana de Shamir se encargaba de hacer la traducción al inglés, para que la novia y su familia se enteraran de lo que iba diciéndoles el sacerdote.

En varios momentos durante la ceremonia tanto el sacerdote, como los padres de América, como la madre de Shamir, han dejado caer arroz sobre las cabezas de los novios. En una ocasión los novios se han puesto en pie y los han atado con una cuerda, desatándolos después.

En otro momento, los novios y el padre de América tenían que sostener un cuenco y la madre de América lo llenaba de leche, y luego echaban flores dentro.

Luego ha llegado el que creemos que era el punto clave de la boda, aunque, como ya digo, no nos enterábamos de nada. Han puesto a América y Shamir en pie, uno frente al otro, separados por un velo extendido a la altura de la nariz. Tras entonar el sacerdote unos cánticos, han bajado el velo, y Shamir le ha puesto a América un collar de flores. Luego le ha llegado el turno a América de hacer lo mismo, pero en ese momento unos cabroncetes amigos de Shamir lo han levantado a hombros y la pobre América ha tenido que encestar el collar de flores en la cabeza de su novio (afortunadamente lo consiguió).

  IMGP3292

Más tarde, otro ritual ha consistido en que han traído un brasero y unas maderas y han hecho una hoguera, donde han echado flores y más cosas, como arroz y un plátano. Shamir ha cogido el humo con sus manos y lo ha aspirado hasta en cuatro ocasiones.

  IMGP3396

 

Otro de los rituales que parecía importante ha sido cuando los novios se han levantado y han dado siete vueltas en círculo en el altar, cogidos de la mano. Parece que cada una de las siete vueltas era para conseguir un propósito específico.

Acabando ya, han traído un recipiente con agua y pétalos de rosa, y han lanzado dentro un anillo. Los novios tenían que competir a ver quien encontraba antes el anillo. Al parecer el que lo encontraba primero dominaría en el matrimonio. Creo que lo encontró Shamir.

  looking for the ring

 

Por último, las mujeres casadas han podido subir al altar a bendecir a los novios. Esta bendición consiste en que primero les pasan una vela encendida por delante de la cara, y luego les echan arroz en la cabeza.

Acabada la ceremonia, los novios, ya marido y mujer, han bajado del altar y uno por uno se han agachado ante todos sus familiares, tocándoles los pies, recibiendo como bendición unas palmadas en la cabeza.

Y así fue más o menos la ceremonia, dejándome muchos detalles y muchas otras cosas por contar. Después hubo una cena buffet (a las 19:30 horas), y luego al apartamento. Al día siguiente fuimos pronto al aeropuerto, con el objetivo de recuperar nuestra maleta, que aún no había llegado desde París (gracias, Air France), y luego partimos hacia Delhi para comenzar un circuito que nos llevaría seis días por increíbles lugares de Delhi, Jaipur y Agra, finalizando en el Taj Mahal y luego de vuelta a Delhi a coger un avión que nos trajo de vuelta a la añorada Europa. La crónica de este viaje, en próximas entregas de este blog.  

 

Technorati tags: , ,

Entradas anteriores:


  • Libros leídos en 2007: misión 50 libros fallida
  • Pero que os creeis españolitos
  • Referencias literarias en el heavy metal
  • ¿En qué piensa esta ballena?
  • Resumen de dos meses de En Silicio
  • Sobre la blogosfera y el mundo real
  • Sobre el nuevo buscador de escritorio de Windows
  • Viajes II: Maastricht y Amsterdam
  • Pesadilla antes de Navidad
  • Viajes I: Selva Negra, Colonia y Aachen