<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7165177\x26blogName\x3dSalaBecarios\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://salabecarios.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://salabecarios.blogspot.com/\x26vt\x3d1384417273073618067', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Si es que... nos quejamos de todo!

Anotado por Unknown

A raíz de éste video del alemán loco que he visto en Ubuntu Life (y después de haber llorado de risa un poquito), me he puesto a pensar en la situación laboral común en la gente que trabajamos en las consultoras de proyectos de desarrollo tecnológico. Lo normal es que estés jodido en tu trabajo, ya sea porque tienes mucho y cargado de estrés, que hagas un montón de horas sin cobrarlas, que no cobres lo que crees que te mereces, las tres juntas, etc. Y pensando en eso, me ha venido a la mente cierta gente que conozco que tienen lo siguiente en común:

 

El trabajo siempre les va bien, tienen un buen puesto, están a gusto, cobran una pasta, los van a promocionar en breve, etc. Y claro, tú que estas harto de tu curro, piensas: Pues vaya mierda, me voy a tener que buscar la vida. Te vas a mirar las ofertas de trabajo, y ves que en el mercado sigue habiendo la misma mierda que había la última vez que buscaste. Y te quedas reconcomiendo la cabeza.

Entonces llega un día en que te los vuelves a encontrar y te dicen que han cambiado de trabajo. ¿Las razones? Estaban hasta los huevos, les explotaban, no veían futuro, etc. Y piensas “¿Uy, este no era el que me decía lo bien que estaba? ¿Que parecía que se ponía hablando de su trabajo?”.

Hace tiempo, un compañero que llevaba años en esto, me dijo: “Yo cuando salí a trabajar, con todos los antiguos compañeros de carrera que me encontraba me decían lo bien que estaban y la pasta que ganaban. Y yo me preguntaba si era el único pardillo que curraba como un negro cobrando una miseria, o es que mentían como bellacos. Con los años me di cuenta que era lo segundo.”.

3 Comments:

30/8/07 15:21: Blogger Lucía said...  

No te puedes ni creer lo de acuerdo que estoy contigo :-)

30/8/07 19:12: Blogger Rikel said...  

Pues no sé que decir...
A mí el trabajo me va bien, tengo un buen puesto, estoy a gusto, cobro una pasta y me van a promocionar en breve...

...más o menos. ;)

31/8/07 08:00: Blogger Angelillo said...  

Pues eres de las pocas personas que dicen eso Lucía. Muchas veces, hablando sobre estas cosas me quedo pensando, "seré yo que soy un vago o uno de esos rojillos inconformistas?". Pero luego llego al curro y veo que no, que es la simple realidad.

Rikel, me haces un sitito donde estas? XDD

Publicar un comentario

<< Home

Entradas anteriores:


  • OpenSuse 10.3
  • Vuelta al curro
  • Sobre las religiones
  • El Supervillano que llevas dentro
  • La Fiebre Mac
  • Yo también sobreviví a los 80
  • Sobre el cálculo diferencial
  • Día del orgullo friki (II)
  • Un clásico departamental
  • Primera visita al America's Cup